¿Quiénes somos?

PROCNIE POR MÉXICO, A.C. GRUPO PROMOTOR DE LA CÁMARA NACIONAL DE LA INDUSTRIA ENERGÉTICA.

PROCNIE Por México, A.C., es nuestro nombre proveniente de una acronimia: «PRO», es un prefijo que significa «A favor» y «CNIE» son las siglas de Cámara Nacional de la Industria Energética.

Estamos constituidos como persona moral formalizada como asociación civil ante el Notario Público 57 de la CDMX desde noviembre de 2018, con 108 personas físicas y morales distribuidas en todas las ramas de la energía, sean hidrocarburos líquidos, sólidos y gaseosos o electricidad cualquiera que sea la fuente primaria de generación de ésta en 10 entidades federativas de la República Mexicana, con el objeto social preponderante de impulsar la creación de la Cámara Nacional de la Industria Energética, en los términos de la Ley de Cámaras Empresariales y sus Confederaciones.

La industria de la energía requiere contar en México con una representación económicamente diversificada, funcionalmente competitiva, socialmente comprometida y tecnológicamente actualizada.

Para ese efecto, en el mes de marzo de 2019, solicitamos a la CONCAMIN que, cómo organismo cúpula de los industriales del país, consultara entre sus asociados nuestra solicitud y, una vez aceptada por su Consejo Directivo, la remita a la Secretaría de Economía para el análisis de su pertinencia y autorización.

Para esta asociación civil y para sus asociados fundadores, la aprobación de la Cámara es indispensable para que la industria energética organizada en este esquema, coadyuve con el Gobierno a mantener las condiciones institucionales, financieras y legales que garanticen a la población y a los industriales del país el acceso asequible a la energía competitiva.

En tanto se tramita la constitución de la CNIE y sin renunciar a nuestro propósito original de constituirnos como Cámara, los integrantes de PROCNIE hemos considerado conveniente aprovechar la dinámica que el abasto y suministro de energía han adquirido en el mundo para promover un Club de Negocios de Energía que integre nuevos interesados y que contribuya a:

i) Apoyar la viabilidad tecnológica, económica, social y ambiental de la política energética en México;

ii) Propiciar las estrategias y acciones público-privadas en función de la eficiencia de las cadenas de valor de la energía;

iii) Promover que la inversión privada en energía contribuya a satisfacer el interés general de la sociedad; y,

iv) Contribuir a desarrollar la industria nacional así como las cadenas productivas locales y el contenido mexicano en las micro, pequeñas y medianas empresas, tanto en electricidad como en hidrocarburos y sus derivados.

Misión

Constituirse como un agente de cambio para que la industria energética promueva activamente las condiciones financieras, técnicas, operativas y jurídicas que hagan posible el suministro y acceso de la población a la energía competitiva. en función del interés nacional.

Visión

Constituirse a corto plazo como un agente de consulta, coordinación y de colaboración con el Estado, cuyas propuestas favorezcan la adopción de las políticas y estrategias público-privadas tendientes a obtener y distribuir energía competitiva.

Valores

Impulsar el respeto irrestricto de los derechos de la sociedad a acceder a energía asequible y competitiva sin menoscabo de la protección efectiva de los intereses de los inversionistas y operadores, en función del interés nacional, de acuerdo con las siguientes consideraciones:

  • El retorno de la inversión implica la compensación y distribución equitativa de beneficios a las comunidades y sociedades involucradas en el desarrollo de proyectos de energía;
  • Es indispensable apoyar la inversión que contribuya a desarrollar proyectos de energía social y ambientalmente amigables;
  • En el sector energético conviene se garanticen las condiciones de seguridad jurídica, a corto mediano y largo plazos que generen confianza a los inversionistas y operadores del sector energético de acuerdo con el contexto y variables del mercado; y,
  • Es indispensable que se cumpla con el marco jurídico nacional e internacional, en materia de derechos humanos, impactos social y ambiental y protección a las inversiones y al medio ambiente, sin afectar la rentabilidad de los proyectos energéticos, en la medida que éstos también cubren necesidades sociales y económicas.